Canchales

En algunas zonas del interior de España, principalmente Extremadura y La Mancha, los pastores se encuentran ocasionalmente para compartir y acompañarse. Son breves encuentros, pero, o así lo veo yo, continúan al lado de los protagonistas muchos pasos después. En el largo camino que les queda tendrán tiempo de volver a lo hablado, de andar con ello. Hay un paisaje en concreto que acostumbra ser idóneo para este tipo de encuentros: las faldas de las montañas. Allí los caminantes encuentran grandes cantidades de rocas debido a los derrubios. El viento y la lluvia se encargan de erosionar y dar forma a la piedra, aplanar y alisar en forma de “tartera”, para dar asiento (e impulso) al viajero perdido. Estas tarteras también son conocidas como canchales.

Todos los derechos reservados Teatro Ensalle